martes, 2 de septiembre de 2014

¿Cuando debemos implantar una estrategía de BI?

No existe un tipo de compañía específico que debería desarrollar una estrategia de BI, no tenemos un patrón exacto, tanto una gran empresa como una mediana pueden tener la necesidad de implantar una estrategia de Business Intelligence.

Lo que si que existen son indicios a las que debemos estar atentos y que nos indican que puede ser el momento de dar el salto hacia una estrategia BI. Algunos de estos indicios podrian ser:

  1. Cuando diferentes departamentos de la compañía no coincidan en sus informes sobre resultados comunes. Imaginemos el caso que los datos del departamento de finanzas no coincida con el de compras en cuanto al coste total de los materiales adquiridos.
  2. Cuando una compañía no es capaz de disponer de información con la puntualidad o la calidad necesaria.
    Una información de calidad y actualizada permite marcar el mejor rumbo en el que debe navegar nuestra empresa. Un buen ejemplo de ello, son aquellos casos en los que la compañía sea incapaz de cerrar presupuestos a tiempo.
  3. Cuando la compañía necesite comparar su posición y resultados con el resto de competidores del mercado.
    La estrategia de BI resulta clave a la hora de conocer las condiciones del mercado, las tendencias y la información demográfica y económica de clientes y competidores.
  4. Ausencia de indicadores básicos para medir el desempaño.
    Si una compañía desconoce el precio unitario de sus productos, o es incapaz de disponer de un descuento conjunto a un cliente al no estar seguro de los márgenes de beneficio, es un claro indicativo de la necesidad de una estrategia de BI.
  5. La incapacidad de reconocer cambios en el comportamiento de sus clientes, y en sus patrones de compra.
    Si una compañía no conoce cuales son los productos más demandados por sus clientes, o bien no dispone de información acerca del ciclo de vida de sus clientes. Estos serían buenos ejemplos de situaciones que mostrarían la necesidad de implementar un sistema BI.
BI Y LA VACA PÚRPURA

Seth Godin, en su libro La Vaca Púrpura, nos ayuda a arrojar algo de luz acerca de la importancia de la adaptabilidad de una estrategia de BI a las necesidades de una empresa.

Por un momento imagina que te encuentras de viaje con tu familia atravesando el país. Una vez que abandonas la ciudad comienzas a entrar en zonas rurales, y las granjas se convierten en el paisaje
habitual. De repente, tu hijo grita de emoción al ver una vaca en los campos destinado al ganado. Y continuando su viaje, comienza a ver una vaca más y otra más, y una vaca será indistinguible de otra. Con el tiempo, poco a poco la emoción de tu hijo comienza decaer. Hasta que un rebaño de estos animales se cruza en la calzada y te ves obligado a detener la marcha. Te encuentras rodeado por el ganado, y sin embargo, ni en ti usted ni en tu familia queda nada de la emoción que
sintió al ver aquella primera vaca.
Sin embargo, imaginate ahora que una de esas vacas del rebaño es purpura. Sin duda, esa vaca llamaría tu atención y por supuesto sería muy difícil de olvidar. Sería una historia que contarías a tus amigos, harías fotos con aquella vaca, y siempre que volvieras a ver una vaca, recordarías aquella ocasión única en la que viste una purpura.

Lo que pretende Godin con esta historia es explicar como los clientes de cualquier compañía recuerdan aquellos productos y servicios que son realmente únicos y creativos. La estrategia de BI justamente consiste en incorporar estos principios a una organización, permitiendo la asimilación de una metodología destinada para la mejora continua, y al descubrimiento de nuevas oportunidades.

Algo para lo que no existe una solución estándar, ya que resulta imposible desarrollar una aplicación de software capaz de encapsular una situación de negocio específica. Sin embargo si es posible, implementar una estrategia que permita aprender y adaptarse a las necesidades de un ambiente cambiante en el negocio, o al menos hacerlo de una forma más rápida que la competencia, maximizando la capacidad para lograr objetivos estratégicos, convirtiendo a una compañía, independientemente del sector o tamaño, en una vaca purpura a ojos de nuestros clientes, ya sean externos o internos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario